La estacionalidad y sus consecuencias en la morosidad

Las diferentes épocas del año traen distintos desafíos, principalmente a los Bancos quienes pujan por mantener la cartera de clientes, los niveles de morosidad en descenso y las ganancias en alta. ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la estacionalidad?

Al igual las estaciones que marcan los meses del años, en el mercado financiero existen cambios “estacionales” que traen fluctuaciones y con ellas, estrategias, que cada identidad financiera maneja con particular interés.

Estos diferentes períodos en el año, hacen cambiar el volumen de operaciones, el flujo de compra y venta e incluso de la inversión. Todo esto convive en un “tire y afloje” entre los prestadores y los clientes, los cuales debido a los cambios y ajustes a nivel salarial, se endeudan.

Nos referimos a la estacionalidad entonces, como aquellos momentos del año en los cuales existen ciertos factores que afectan a los mercados, como también en el incremento del sueldo de los individuos y el cobro de los aguinaldos.

Pero, ¿Qué sucede en la época de las fiestas y vacaciones con la morosidad? Desde los Bancos, hay puntos a favor y otros en contra que conjugan en las estrategias para reducir el endeudamiento de sus clientes. Por un lado existen los individuos y por el otro, las empresas. En el caso de los individuos, la deuda crece ya que en ese momento del año realizan gastos que están por fuera de lo que habitualmente gastan en el resto del año (navidad y vacaciones). Por otro lado, las empresas generalmente al cerrar el balance y hacer un cierre del año, tienden a pagar y solucionar sus problemas que han ido acarreando.

Según Silvana Mora, Gerente de Cobranzas del Banco Columbia S.A, entre los meses de diciembre y marzo, históricamente se define como período estacional de baja del recupero. “Las razones para afirmar esto están ligadas a que concurren eventos donde se incrementa el consumo/gasto (navidad, vacaciones e inicio de periodo escolar) donde además las vacaciones obstaculizan un poco el contacto con los clientes, es decir que mucha gente se torna inubicable. Sin embargo, si nos preparamos para ese período y el contexto ayuda, se puede tener un impacto menor y no sería necesario hablar de estacionalidad”.

Pero el mes de diciembre coincide con el aguinaldo, una ventaja para los bancos y un momento donde los refuerzos de campañas con IVR, SMS y mails les aseguran un incremento en la contactibilidad  y recupero. “En las fiestas, los clientes aprovechan el adicional para ponerse al día con algún atraso que arrastren del año, pero compite con los gastos festivos. Por tal motivo, como argumento siempre está vigente el poder de financiación que te da una tarjeta de crédito ante eventuales y el mantenerse en buen cumplimiento para no perder la categoría de cliente pasible de seguir tomando crédito”, explica Mora.

Dichos meses, vienen de la mano de muchas ofertas y promociones de fin de año, que de alguna manera activan el consumo y “dificulta un poco sostener el nivel de recupero promedio del año que, dependiendo de contexto macro, se puede recuperar o no en los meses subsiguientes”, apunta Mora.

Entonces, si bien los Bancos pueden estar atentos e intentar prevenir que la morosidad en tiempos de estacionalidad sea mayor, hay factores que inevitablemente influyen y las campañas, estrategias y los mensajes para con el cliente, se refuerzan.

 

Fuentes: Silvana Mora/ referentes de otros sectores financieros.