HOME |  SOLUCIONES | COBRANZAS | MORA PREVENTIVA

Transforme su cartera, anticipando posibles caídas, implementando estratégias de gestión preventiva

Emerix le permite realizar una gestión preventiva que mejore la exposición de deuda de su cartera temprana de mora. La cartera segmentada al día se evalúa a partir de información histórica, permitiendo subsegmentar la misma discriminando aquellos casos donde la probabilidad de ocurrencia de un incumplimiento es mayor. 

Mora Preventiva

 

La gestión preventiva es una etapa de alto impacto para el éxito de la cobranza. A través de Emerix, nuestros clientes cuentan con información adecuada y concreta que permite anticipar posibles caídas en mora y evitar eventuales morosos. Este tipo de gestión generalmente se la realiza con el fin de generar hábitos de pago en los clientes minimizando la cartera con atraso.

El cliente debe percibir la gestión de cobranza como algo continuo y regular, de allí que resulta muy importante el seguimiento oportuno y rápido de las acciones de cobranza mediante estrategias consolidadas y apropiadas. Una gestión de cobranza mal definida puede llevar a la toma de estrategias equivocadas y costosas.

La cobranza preventiva ofrece la posibilidad de mejorar la exposición de la cartera morosa mediante la comunicación permanente con los clientes a un bajo costo y bajo un esquema totalmente automatizado, evitando una parte importante del atraso de los primeros días.

Estrategias Preventivas

Émerix resguarda la información histórica de comportamiento de pago del cliente, tanto a nivel transaccional como en un modelo multidimensional, lo que brinda al motor de inteligencia la información necesaria para decidir por diferentes variables e indicadores a cuáles clientes se los tratará dentro de una estrategia preventiva.

Habiendo establecido el universo de casos susceptibles de ser gestionados en forma anticipada, se modela en el sistema una estrategia de gestión preventiva. Esta estrategia generará acciones de aviso preventivo al cliente por los canales definidos (mail, sms e ivr) buscando maximizar el contacto y optimizando el costo.

La estrategia permitirá establecer diferentes estados de gestión, direccionando la misma conforme al tipo de cliente, a los productos y/o servicios que dispone, el riesgo y su historial de comportamiento, entre otros. En base a estas variables y al estado definido se establecen las gestiones, priorizando las acciones automáticas con los mensajes adecuados al tipo de gestión.

Por qué gestionar preventivamente a los Clientes

-Mantiene bajo control los riesgos permitiendo que se puedan detectar a tiempo problemas que posteriormente serían los causales principales del no pago por parte del cliente.

-Retención de clientes

-Reducir los Gastos de cobranzas

-Ahorrar costo y tiempo

-Bajar volumen de clientes en los tramos de cartera vencida

-Mejorar la comunicación con el cliente

-Reducción de los costos operativos al enfocar el uso óptimo de recursos en la ejecución de estrategias adecuadas

-Educar al cliente

-Mejorar la Eficiencia

 

“La cobranza es el resultado de negociar exitosamente con morosos”

 

Del otorgamiento a la gestión preventiva

El análisis comercial realizado sobre un cliente al que se le ha otorgado un producto provee información relevante para la gestión preventiva. En algunos casos un mensaje de bienvenida y contacto inicial, de aparente connotación comercial es el inicio para validar el dato de contacto del cliente y confirmar un canal de comunicación.

Además el scoring de otorgamiento brinda información relevante a la hora de discriminar aquellos clientes sobre los que se entiende que una gestión preventiva tiene mayor sentido e impacto. Los clientes cuyo score da sobre el límite del umbral de aceptación por parte de las políticas comerciales, son los primeros que se deben abordar a la hora de pensar una gestión preventiva.

Si bien un score de Cobranza presenta información aún más precisa sobre el comportamiento de la cartera en términos de priorización de recupero, el score de otorgamiento es también un valor representativo a la hora de analizar clientes para determinar si son candidatos a recibir una gestión preventiva de cobranza.