HOME |  SOLUCIONES | COBRANZASMORA TEMPRANA

Gestione cada tramo de su cartera en morosidad temprana con la estrategia adecuada

La gestión de mora temprana abarca desde los primeros días de atraso, hasta instancias más avanzadas que dependen del tipo de negocio y la industria. Conceptualmente se entiende que a un cliente mientras se encuentre en una instancia de mora temprana quiere recuperárselo, no sólo por el recupero en sí sino también para poderle ofrecer nuevos productos y/o servicios, sosteniendo su compra recurrente o inclusive incrementándola.

Mora Temprana

Cuando la situación de morosidad del cliente supera los máximos establecidos para considerarlo como un cliente potencial comprador, pasa a una instancia de mora Avanzada, donde el objetivo de cobranza pasa a ser la deuda y no recuperar al cliente.

Émerix segmenta la cartera temprana en base a características que permitan establecer un comportamiento homogéneo, como ser el tramo de mora, la deuda, el tipo de producto y el tipo de cliente, la composición de riesgo total del cliente analizando todos sus productos y servicios, el score de cobranzas temprana, u otras variables conforme a la información que se disponga.

Una vez establecido el universo de casos que se trabajará en cada segmento, se definen las estrategias que determinarán el tratamiento que tendrá cada caso estableciendo un workflow automático que clasificará a las deudas y/o clientes en diferentes estados. Esto permite entender la situación de morosidad a partir del estado de gestión y el segmento en el que se encuentra.

Para los diferentes escenarios de segmentación y estados se establecen las acciones a realizar, las cuales pueden ser tanto manuales como automáticas. Las estrategias ordenan el proceso de gestión con una secuencia de asignaciones y gestiones que se retroalimentan de los resultados obtenidos, como así también de las novedades informadas por los sistemas legados.


Beneficios al abordar la mora temprana con Émerix

– Automatización del proceso de gestión de cobranzas en base a las políticas definidas por quien lidera dicha gestión.

– Reducción de procesos manuales y la mejora de procesos ineficientes, que contribuyen a una importante disminución de la tasa de errores y de los costos de gestión.

– Aumento del recupero por un mejor manejo de casos, trazabilidad y administración de colas de trabajo.

– Control on-line de la gestión (tanto interna como externa) para que la toma de decisiones sea inmediata y los cambios impacten rápidamente en los resultados.